Valencia, calidad de vida a diario

Llevo más de una decada en Valencia y tengo que decir que venir a esta ciudad ha significado un cambio radical en la calidad de mi vida desde muchos puntos de vista.

Hasta los 34 he vivido en Italia, en un pueblo perdido en las nieblas de la llanura padana, donde se pasa mucho tiempo sin ver el azul del cielo. Al principio, vivir aquí me parecía como vivir de vacaciones y, la verdad, me sigue pareciendo así. Es cierto que se necesitaría bastante más lluvia pero tengo que admitir que el azul de este cielo y la intensidad de la luz me hacen sentir profundamente bien. El invierno en Valencia es luminoso, caliente en las horas centrales del día, fresco en la mañana y en la noche, nunca desagradable. Este clima permite hacer continuamente actividades al aire libre aprovechando de una playa sin fin, el Jardín del Turía que con sus más de diez kilómetros de verde y parques de juego atrae a ciudadanos y turistas. Los fines de semanas siempre hay actividades para familias, teatro, talleres de manualidad, actividades de deporte. Hay para todos los gustos a precios asequibles, a menudo gratis.

Es una ciudad con muchos coches pero grandes avenidas que dejan fluir el trafico; la cercanía del mar hace que siempre haya viento que limpia el aire al menos un poco. Desde que he llegado a Valencia, he visto la ciudad crecer en muchos aspectos, uno de ellos la cantidad de bicis que circulan gracias a los carriles que el ayuntamiento ha ido construyendo en los años. Si no me equivoco es la ciudad con más corredores; el verde del Turia o el azul de la playa dan ganas de salir a dar un paseo y, porqué no, correr. Una de mis pasiones es patinar y además de tener a disposición la red de carriles de bici en la ciudad, el puerto hospeda cada dia decenas de patinadores, que disfrutan de sol, aire y movimiento.

Hay sin duda también pecas en esta ciudad, pero yo no sé verlas porque no pueden ser más importantes que los aspectos para mi positivos. Hace unos años empecé a ver el vaso medio lleno y me he dado cuenta que es más sensato gozar de los privilegios que quejarse de las faltas. Cuál  de los dos te hace sentir mejor? Pues a eso vamos, a centrarnos en los que nos hace sentir bien primero!

Es siempre la vieja historia: no es el sitio que te hace feliz, sino lo que llevas dentro, como te llevas dentro. Si estás en paz contigo misma y sabes quién eres, pues cualquier lugar es un paraíso.

Cuál es tu paraíso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: