Destacada

La nueva cara del fitness: clases online desde casa

¿Eres de esas mujeres que siempre se propone dedicar más tiempo a si misma pero nunca lo hace ¿Sientes que necesitas moverte más, pero no sabes cómo y cuándo?¿Has perdido la esperanza de volver al gimnasio pero lo echas de menos?

Pues, igual te interesa lo que te voy a contar.

La importancia del ejercicio en 2021

Hoy más que nunca moverse es imprescindible. Salimos mucho menos a la calle y tenemos muchas limitaciones para el ejercicio al aire libre.

Siempre más gente trabaja desde casa y eso implica que nos movamos mucho menos que antes.

Si a eso le agregamos el estrés de la incertidumbre de la situación actual, es evidente que hay que descubrir nuevas formas de cuidarnos.

Nuestro concepto del mundo ha cambiado tan de golpe que nos ha dejado descolocadas. Lo que hemos dado por hecho toda nuestra vida, salir, viajar, ir al gimnasio, a bailar, al restaurante, ya no lo es. Ahora no podemos decidir de hacer algo en el momento, tenemos que planear, reservar, pedir cita, buscar y, al final, acabamos tan exhaustas que sencillamente lo dejamos.

Eso ha pasado a muchas con el tema deporte; las que iban al gimnasio, porque les gustaba el ejercicio y también el aspecto social, lo han dejado porque no han encontrado la motivación para buscar alternativas o porque han estado esperando que todo volviera a la normalidad. Ahora sabemos que esta situación no se va a resolver tan pronto y es muy probable que las cosas no vuelvan a ser como antes.

Así que, no hay excusa, hay que buscar nuevas formas de hacer ejercicio y mantenernos en buena salud.

Una nueva forma de entrenar con las clases online

Con la situación actual hay que buscar nuevas formas de hacer ejercicio y las clases online son de momento la mejor opción. No tienes que preocuparte por restricciones, horarios, trafico porque lo estás haciendo desde tu casa. Por supuesto se pierde la parte social, el contacto con otras personas, la interacción con la profesora sin filtros, pero hay muchas ventajas:

  •  Tus hijos pueden estar en casa estudiando o jugando mientras la cena está en el horno, por ejemplo. ¡Eso para mi es una gran ventaja!
  • Si no puedes hacer la clase en directo, puedes hacerla en otro momento con la grabación.
  • No necesitas preocuparte de mascarilla o distancias. Digan lo que digan, hacer deporte con la boca tapada, cuando el cuerpo necesita más oxigeno que nunca, no tiene ningún sentido y le quita todo el beneficio a la practica.
  • La clase dura 60 minutos así que en poco más de una hora estarás lista para cenar con tu familia.
  • Tus familiares pueden hacer la clase contigo, para que sea más divertida!  

Las clases online FitMujer

Cuando hacemos ejercicio cardio, nuestro corazón empieza a bombear más sangre para abastecer los músculos en acción; nuestra capacidad pulmonar va aumentando, expulsamos toxinas a través de la sudoración y producimos endorfinas, hormonas de la felicidad. Si a eso le agregamos entrenamiento funcional para tonificar y hacer fuerza, con algo de estiramientos profundos, tenemos la receta perfecta.

Eso es lo que hacemos en las clases online FitMujer:

  • alternamos cardio a musculación, tonificación y estiramientos para trabajar el cuerpo a 360 grados. Lo hacemos con conciencia, aprendiendo a hacer bien los movimientos, porque solo con una correcta ejecución del ejercicio se evitan lesiones;
  • Trabajamos con mancuernas, bandas elásticas, a cuerpo libre;
  • Cada clase es diferente, porque hacerlo divertido es imprescindible; a menudo usamos sillas, cajas, utensilios de casa.

Yo misma me aburro haciendo siempre lo mismo así que intento ponerle creatividad y crear sesiones que nos entretengan y nos den ganas de continuar. Las que llevan un año conmigo os podrán contar mejor.

Hacemos todo eso dos veces a la semana, cada una desde su casa, a través de Zoom. Puedes encontrar más detalles en la pagina “Programas y Consultas”.

Estoy abriendo plazas para nuevos alumnos en Abril, así que, no esperes más, contáctame para reservar tu clase gratuita sin compromiso. Las palabras no valen mucho cuando tienes la oportunidad de probarlo tu misma.

¡Te espero en la próxima clase!

8 Consejos para estar en forma

Llevo muchos años estudiando todo tipo de tema relacionado con la salud, sobre todo desde un punto de vista holístico. He llegado a la conclusión que no hay una respuesta univoca, así como no hay un estilo de vida correcto ni una dieta que funcione para todos.

Un estilo de vida saludable

En mí casi medio siglo pisando este planeta he experimentado, tocado extremos, para finalmente caer en los clichés; “los extremos siempre son malos”, “hay que encontrar un equilibrio”, “el equilibrio está dentro de ti”. Se podrían considerar afirmaciones banales, de película romántica, pero, así como en e los refranes hay mucha verdad, también la hay en algunos clichés.

Así que, con respeto al tema “estilo de vida saludable”, yo soy mas por aportar cambios graduales a nuestro día a día, para que se queden y entren a ser parte de la rutina cotidiana.

Lo que yo recomiendo, y aplico a mi vida, es una serie de pequeños hábitos.

Estas son mis 8 sugerencias para mejorar la calidad de tu vida sin demasiado esfuerzo:

  • Cada mañana, al levantarte, bebe un vaso de agua con zumo de limón (tiene que ser exprimido en el momento): el limón, como los cítricos en general, es muy depurativo y ayuda el intestino.
  • Si tienes hambre come, si no, no lo hagas: si tu cuerpo no te pide comida es porque no la necesita. Si desayunas, intenta que sea un desayuno saludable.
  • Antes de un plato caliente, come siempre algo de verdura cruda, como una ensalada. Ayuda la digestión y mejora la absorción de nutrientes.
  • Haz algo de ejercicio a diario, aunque sea solo durante 10 minutos: despeja la mente, ayuda a eliminar toxinas y producir endorfinas.
  • Deja que el sol te alimente con vitamina D, sin protección (los protectores, a parte de contener en su mayoría sustancias tóxicas, impiden la síntesis de vitamina D), media hora al día, evitando largas exposiciones en las horas centrales en verano. No tengas miedo al sol, el sol es vida, así como lo es el oxigeno.
  • Respira, hoy en día más que nunca necesitas respirar aire limpio, sobre todo si tienes que llevar la mascarilla muchas horas al día. Si por cualquier razón no puedes salir, tomate al menos media hora al día para RESPIRAR. Puedes hacer ejercicios de respiración, meditación, clases online de fitness, o, simplemente, quedarte quieta durante un rato, llevando tu atención a la respiración. Así como el sol, el oxigeno es necesario para nuestra existencia y es un alimento fundamental.
  • Ríete, ríete de la vida, de ti mismo; ríete con los demás o ríete sola. Lo importante es reírse y producir vibraciones positivas.
  • No tengas miedo, el miedo solo sirve cuando estás en una situación de peligro inminente, para que reacciones y salves tu vida. Este es un miedo sano, necesario. Hay otro tipo de miedo, él que te paraliza, él que te lleva a no hacer nada. Este es un miedo tóxico, innecesario, un miedo que debilita tu sistema inmunitario y te hace más vulnerable a cualquier cosa.

Si ninguno de estos hábitos es parte de tu rutina, no te asustes, como habrás notado, no se trata de cambios tan radicales y se pueden ir introduciendo poco a poco.  

Recuerda que la actitud mental es la clave del éxito, siempre.

Aquí estoy, si me necesitas.

GRAVITY YOGA®

Ideal para ganar flexibilidad y movilidad, apto para todos los niveles

¿Eres runner? ¿Te gusta hacer ejercicios cardio y de fuerza pero te falta flexibilidad? ¿Tienes dolores de espalda aunque hagas ejercicio con frecuencia? ¿Te cuesta hacer los movimientos más básicos como agacharte para atarte los zapatos?

Pues, quédate conmigo unos minutos mas, igual te interesa lo que voy a compartir.

¿Que es el Gravity Yoga®?

Descubrí este estilo de yoga por casualidad, justo mientras estaba buscando algo que sentía faltarme en mi rutina de entrenamiento y en las sesiones que ofrezco a mi grupo de FitMujer, un grupo de mujeres multi-task (madres, trabajadoras, esposas, amas de casa ….) que han encontrado en mi curso de ejercicio online, un “rincón” para ellas mismas, donde pueden centrarse en mover el cuerpo, sacar toxinas y estrés, liberar la mente a través de la respiración y la risa.

Hacemos entrenamiento funcional, trabajamos los grupos de músculos para ganar fuerza y tono, pero hasta ahora no había conseguido integrar ejercicios de flexibilidad de forma orgánica. En este estilo de yoga encontré la respuesta. No tardé mucho en decidir aprender más y acabé sacándome el titulo de profesora de Gravity Yoga®. Una decisión muy acertada.

Como puedo aumentar mi flexibilidad?

Antes de todo, vamos a ver mejor que es la flexibilidad. Es la calidad física básica que nos permite alcanzar el máximo grado de movimiento posible de una articulación; depende de muchas variables cómo la elasticidad muscular (capacidad de alargamiento del los músculos  y recuperación de la posición inicial) y la movilidad articular (grado de movimiento máximo de cada articulación). ¿Porque es tan importante ser flexible? Porque así evitaremos lesiones, dolores musculares y articulares y mejoraremos el rendimiento.

Gravity Yoga® para deportista

A diferencia de otros estilos de yoga que trabajan la flexibilidad de forma dinámica, en el gravity yoga® lo hacemos con estiramiento profundos pasivos donde dejamos que sean la gravedad y la relajación a través de la respiración las que no permiten ganar en flexibilidad. Es una practica ideal como complemento para running, crossfit, musculación y todas las practicas dinámicas de fuerza.

Mantener una buena flexibilidad es además la mejor manera de mantenerse joven. De hecho, los yoguis dicen que la edad no depende de los años que tengas sino de la flexibilidad de tu columna. 

Una buena flexibilidad nos permite:

  • Mantener una mejor postura y mantenerla sin dolor:
  • Tener una mejor movilidad de los músculos sin molestias o dolor.
  • Tener un mejor rendimiento en el ejercicio ya que, si tus articulaciones son flexibles, van a necesitar menos energía para movernos dentro del rango que precisa el ejercicio.
  • Tener un mayor aporte sanguíneo a las articulaciones.
  • Mejorar la coordinación y el equilibrio del cuerpo a nivel general.
  • Aliviar los dolores de espalda, ya que una columna flexible se moverá mejor y se adaptará mejor a las diferentes actividades.
  • Tener una mente más flexible y relajada como consecuencia.

No esperes mas, tu cuerpo te lo pide

Así que, ya lo sabes, si te reconoces en algunas de las descripciones de arriba, te recomiendo buscar opciones que te ayuden a ganar flexibilidad y una mejor calidad de vida.

Si quieres aprender más sobre el Gravity Yoga®, contacta conmigo: te ofrezco una sesión informativa gratis y sin compromiso, donde te explicaré con mas detenimiento como funciona esta practica y probaremos algunas de las posturas juntas.

Ofrezco además clases de entrenamiento funcional online y sesiones particulares donde practicaremos también Gravity Yoga® según tus necesidades especificas, con la opción de tratar también temas de nutrición y hábitos saludables, para que puedas conseguir resultados optímales.

Aquí estoy para lo que necesites. Cuídate, que te lo mereces.

RUNNING, un deporte no para todos

Hoy quiero hablaros de mi deporte favorito, CORRER, o el RUNNING, como está de moda llamarlo ahora.

A los 10 años entré en el mundo del deporte con el running; mi padre era maratoniano y, dadas mis buenas aptitudes en las actividades de deporte en el cole, me apuntó a su mismo club de running. Desde entonces he hecho muchos otros deportes (volleyball, natación, ciclismo, patinaje etc.), pero correr sigue siendo mi primer amor y la actividad que más satisfecha y contenta me deja. Aún así, no soy promotora del running a todo el mundo, porque es un deporte duro, traumático y que puede crear más daños que beneficios.

He surfeado un poco la red antes de escribir este articulo y he visto que se habla mucho de los beneficios, pero poco de los posibles daños.

Todos conocemos los beneficios: fortalece el corazón y mejora el sistema cardiovascular, mejora las defensas, reduce el riesgo de enfermedades, ayuda a perder peso, mejora la piel y, sobre todo, nos hace sentir más felices porque incrementa el nivel de endorfinas y serotonina, las hormonas “de la felicidad”. Además, ayuda a dormir mejor, mejora el rendimiento laboral y académico. En resumen, correr puede ayudarnos a mejorar nuestra salud y calidad de vida, siempre y cuando lo hagamos correctamente.

¿Cuales son los riesgos?

  • Puede dañar los tendones – si tu cuerpo no es suficientemente fuerte y entrenado, tus músculos no podrán absorber y amortiguar los golpes que tu físico recibe con cada pisada.
  • Puede causar problemas en los pies – como la fascitis plantar. Para evitar eso hay que elegir el calzado adecuado haciendo un estudio de la pisada.  
  • Puede causar molestias en los pechos – si tienes pechos grandes, asegúrate de ponerte siempre un sujetador para deporte
  • Puede causar problemas a las rodillas – sobre todo si tienes unos kilos demás.

Si no eres runner pero te gusta la idea de correr (la playa o el Turia son una gran tentación para correr!), hay que empezar despacio.

  1. Empieza a andar a paso rápido, prestando atención a las sensaciones del cuerpo; añádele unos ejercicios para fortalecer el tren inferior, así como el Core;
  2. No te tapes demasiado cuando sales, a veces veo gente correr con chubasquero, seguramente porque creen que si sudan más perderán más calorías. Eso es mentira, lo que pasará es que se deshidratarán mas de lo necesario y acabarán agotando su cuerpo;
  3. Elige unas zapatillas de correr adecuadas a tu persona; cómpralas en tienda especializada de running donde sabrán asesorarte adecuadamente.
  4. Corre en terrenos suaves, pues el impacto con el cemento puede ser muy traumático, sobre todo si te sobran unos kilos y no estás acostumbrada a correr.
  5. Al principio, limítate a correr un par de veces a la semana y elige otro tipo de ejercicio para otros días; cambiar tipo de ejercicio ayuda a activar todos los músculos y evitar traumas. Yo misma, nunca repito la misma actividad dos días seguidos.     
  6. Haz que sea divertido porque si no, lo dejarás después de un par de semanas: escucha música, ve con alguien, etc.

En fin, deja de pensar que correr es la mejor manera de ponerse en forma, porque no es así. Si no lo haces correctamente es sin duda la manera más rápida de lesionarse.

Si tienes dudas o preguntas, aquí me tienes, encantada de ayudarte porque, como siempre digo, quiero un mundo lleno de mujeres felices.

Cuídate, que te lo mereces.

Gérmenes, bacterias y virus: ¿amigos o enemigos?

EL tema gérmenes y bacterias, por no hablar de virus, es el protagonista de nuestras conversaciones últimamente, y con razón: con esta historia del coronavirus, parece que de repente nos hemos dado cuenta de que el mundo está lleno de bichitos que nos dicen ser peligrosos.

¿Lo sabias que el ser humano contiene 10 veces más microrganismos que células?

Dicho esto, ¿Cómo distinguir entre gérmenes buenos y gérmenes malos?

Es claro que los gérmenes pueden ser dañinos, como bacteria y virus, pero los microbios tienen un papel fundamental en nuestro cuerpo y los microorganismos que se pensaban ser peligrosos para nuestra salud son en realidad imprescindibles para que funcionemos.

Las bacterias que viven en nuestra piel y en nuestro intestino son las que permiten que los gérmenes no nos enfermen. Además, las bacterias rompen los alimentos que ingerimos para que podamos absorber los nutrientes y mientras procesan las vitaminas y los minerales, también filtran microbios potencialmente dañinos.

Un estudio reveló que entramos en contacto con una gran cantidad de gérmenes tan solo estando vivos en el mundo un día. Todo lo que tocamos lleva bacterias, y es por eso por lo que debemos aplicar las correctas normas higiénicas a diario.

¡Sin embargo, cada extremo tiene su opuesto y es por eso que la dualidad en el mundo y en nosotros mismos es vital! Algunas bacterias son dañinas, pero al mismo tiempo necesitamos entrar en contacto con ellas para vencerlas.

Cuando se trata de niños, se suele creer que hay que ofrecerles un entorno limpio; sin embargo, muchos estudios han demostrado que, si dejamos que los niños interactúen con los gérmenes, su sistema inmunitario se fortalecerá.

La exposición a microbios potencialmente dañinos entrena nuestro cuerpo a crear una respuesta inflamatoria; en conclusión, vivir en ambiente muy estéril nos perjudica, ya que, si no tenemos contactos con las bacterias malas nuestro cuerpo no sabrá como afrontarlas en el momento que entre en contacto con ellas.

En estos meses se ha hablado mucho de bacterias, virus, higiene, pero desgraciadamente solo en los canales alternativos y muchas veces censurados, se ha hablado de la importancia de llevar una correcta higiene.

Se ha hablado mucho de piel, de virus que entra por la boca, de manos que hay que limpiar repetidamente, pero a la mayoría de la gente no llega la información correcta, porque los medios de comunicación oficiales no tienen interés en difundirla.

Veamos aquí algo más al respecto:

  • La piel es la primera línea de defensa y es parte del sistema integumentario, compuesto por piel, cabello y uñas, los cuales actúan para evitar que los gérmenes entren en nuestro cuerpo. La piel es además el órgano más grande del cuerpo.
  • La piel nos protege a tres niveles:
  • El pH en la capa superior de piel puede matar las bacterias en el momento.
  • La piel representa una barrera física que mantiene lo de dentro separado de lo de fuera.
  • La capa de membrana mucosa en nuestra piel empuja las toxinas encontrada en las células mucosas hacia nuestro aparato digestivo donde son destruida por la flora intestinal. 

¿Como se puede entonces ayudar y mantener el sistema integumentario en buena salud?

Esto se consigue con una correcta higiene. Quiero remarcar la palabra “correcta”, porque el hecho de lavarse mucho no es sinónimo de higiene correcta. Ahora veremos porque:

El jabón y el gel antibacteriano actúan exactamente como los antibióticos en el intestino: se llevan tan los chicos malos como los buenos.

Esto crea un síndrome llamado disbiosis, es decir una falta de equilibrio; cuando las bacterias buenas son eliminadas, la piel se queda sin defensas y los gérmenes de todo tipo pueden entrar a tu cuerpo a través de los poros.

¿Entonces como podemos mantenernos limpios sin destruir nuestra primera línea de defensa?

Hay más de 150 especies de bacterias solo sobre nuestras manos. Para evitar que esas y más bacterias lleguen a nuestra boca, solo tenemos que lavarnos con simple jabón y evitar los productos antibacterianos. De hecho, no hay ninguna prueba científica que demuestre que los antibacterianos funcionan mejor que jabón y agua.

La siguiente línea de defensa es la flora intestinal. Como sabemos, el intestino es hogar de literalmente trillones de bacterias, más que todas las células humanas en el cuerpo. Es entonces lógico que este ecosistema tenga un papel fundamental en el funcionamiento de nuestro cuerpo. En resumen, si nuestra flora intestinal está bien, nuestro sistema inmunitario también. No es por nada que el intestino es también considerado el “segundo cerebro”.

¿Cuáles son las claves para un intestino sano?

  • Una digestión correcta – hay que comer cada día fibra nutriente para el intestino para alimentar las bacterias buenas de nuestra microbiota a través del consumo de probióticos y fermentados.
  • Un hígado sano – la función del hígado es fundamental, pues sirve para filtrar la sangre separando las toxinas que serán eliminadas y para la recaptación de hormonas y neurotransmisores.
  • Riñones en buenas condiciones – son fundamentales porque son responsables de filtrar la sangre y procesar toxinas hidrosolubles a través de la orina.
  • Intestinos bien activos – el intestino delgado y el intestino grueso se ocupan de absorber los nutrientes de los alimentos ingeridos. Los microbios buenos en estos órganos trabajan para asegurar que el cuerpo reciba los nutrientes necesitados mientras eliminan los microbios potencialmente dañinos durante las 8-8 hora necesarias para procesar la comida. Si la digestión no funciona bien, es más fácil que bacterias malas entren en tu cuerpo y causen problemas mayores. Allí será cuando los gérmenes malos se enfrentarán a tu sistema inmunitario.

¿Qué hace el sistema inmunitario para proteger tu cuerpo?

Si bacterias dañinas entran en tu sistema sin ser eliminadas por la piel o la microbiota digestiva, tendrán que enfrentarse a una serie de respuestas inmunitarias:

  1. El cuerpo crea agentes químicos que evitan que bacterias y virus se multipliquen.
  2. Células especiales llamadas macrófagos matan y comen las bacterias y avisan al resto del sistema inmunitario de que se ha infringido el sistema de seguridad.
  3. Cuando los macrófagos dan la alarma, tu cuerpo aumenta el flujo sanguíneo a la zona infectada. Allí los glóbulos blancos matan las bacterias y promueven la división celular para curar el tejido dañado. El resultado es la inflamación, otra respuesta importante del sistema inmunitario. Desafortunadamente la sociedad ha difundido el concepto erróneo de que la inflamación es el enemigo, mientras, en realidad, es señal de que el sistema se está defendiendo.
  4. Luego, si las cosas se ponen mal, el cuerpo aumenta la temperatura para quemar las bacterias.

Las funciones del sistema inmunitario se pueden mejorar a través de la dieta, remedios naturales y hábitos saludables.

Así que, para evitar que el corona virus o cualquier virus o bacteria perjudique nuestra salud hay que cuidar de la dieta, hacer ejercicio, dormir bien y tener buenas relaciones sociales! …. Porque es mucho mejor prevenir que curar!

Cuídate que te lo mereces. 🙏

¿Qué es el entrenamiento funcional?

Hoy hablamos de entrenamiento funcional, un termino bastante de moda en los gimnasios pero que crea un poco de confusión.

Entrenamiento funcional significa entrenamiento con un propósito. La idea de ejercicio funcional viene de la medicina deportiva; se trata de emplear los ejercicios usados para devolver la salud a un deportista para también mejorarla y mantenerla.

En resumen, el entrenamiento funcional enseña a los deportistas a usar correctamente su propio peso corporal, es decir incorpora intencionalmente el equilibrio y la conciencia del propio cuerpo.

Cualquier deporte elijas hacer, sobre todo si es algo nuevo para ti o algo que no haces con regularidad, necesitas primero entrenar los movimientos para ese deporte, no los músculos. Eso permitirá conseguir un mejor rendimiento y evitar lesiones.

Cada vez que voy al gimnasio o salgo a correr, veo a un montón de deportistas improvisados, personas que, porque quieren perder peso de prisa, han empezado a correr sin tener la preparación para que su cuerpo soporte ese esfuerzo.

Si la mayoría del tiempo eres una persona sedentaria, no puedes ir al gimnasio y empezar a levantar pesas, correr en la cinta media hora, hacer abdominales. Necesitarás primero activar esos músculos a través de un movimiento repetido y correcto hasta que notes que ya no requiere tanto esfuerzo.

En concreto, si te gusta la idea de correr y nunca lo has hecho, empieza por andar a paso rápido, 3 veces a la semana, aumentando el tiempo según lo que te diga tu cuerpo. Intenta que sea una andadura que te haga sudar y aumentar la respiración. Poco a poco te saldrá natural empezar a correr.

Lo mismo si vas al gimnasio, olvida las pesas y céntrate en los movimientos: sentadillas, abdominales, zancadas, flexiones, empujes, todo de forma progresiva prestando la máxima atención a lo que te dice el cuerpo.

Este concepto me fascina mucho porque considero que sea él que de verdad nos garantiza el mejor rendimiento a largo plazo y porque desde que lo aplico sobre mi propio entrenamiento, me siento mil veces mejor y noto mi cuerpo mucho más fuerte.

Con vosotras, mi intención es profundizar este tema, ayudaros a establecer una correcta comunicación con vuestro cuerpo para que podáis disfrutar del ejercicio y conseguir vuestros objetivos y, porqué no, tener un cuerpo tónico y fuerte.

No hace falta entrenar todos los días, levantar pesas o dedicar horas a el ejercicio. Tan solo con 20 minutos al día, se pueden conseguir muy buenos resultados. Solo hay que conocer los trucos que nos permitan tener el máximo rendimiento en poco tiempo. Me encantará compartir los míos.

 

 

 

 

Chocotella, nutella vegana

Cuando pienso en la Nutella recuerdo los bocadillos de niña y la de veces que me he encontrado con los dedos dentro del bote sin poderme resistir hasta que decidí hace muchos años no comprarla más para no caer en tentaciones.

Ahora vuelvo a caer en tentaciones con mucho gusto con esta delicia sin sentirme culpable, porque está riquísima y muy sana!!

Espero leer vuestros comentarios! 😉

Ingredientes:

  • 75 gr. de alubias blancas
  • 75 ml de bebida de soya (también se puede usar bebida de coco)
  • 25 gr. de avellanas (se pueden tostar o no según los gustos)
  • 50 gr. de azúcar de caña (yo pongo 40 gr.)
  • 15 gr. de cacao en polvo
  • 20 gr. de chocolate negro al 70%

Preparación:

  1. Poner en remojo las alubias la noche anterior
  2. Cocinar las alubias en agua y dejarla enfriar (o pasarlas debajo de agua fría)
  3. Derretir el chocolate.
  4. Poner avellanas y chocolate en la batidora y moler.
  5. Luego añadir los demás ingredientes y volver a moler hasta conseguir una crema homogénea.
  6. Se conserva en la nevera durante un par de semanas aunque de mi nevera desaparece en pocos días!!

Ya me direis si os gusta! Buen provecho!

 

¿Porque las dietas no funcionan?

Hoy quiero hablar de dietas, pues esta es la temporada en la que todo el mundo, sobre todo las mujeres, empieza a buscar dietas para la “operación bikini”.

Tengo una mala noticia y no soy la única que afirma esto: las dietas NO FUNCIONAN.

No hace falta ser experta para entender la lógica del cuerpo humano. Cada uno de nosotros es único e irrepetible, la sinergia de infinitas posibilidades que han llegado a crear quien somos. La genética biológica, aquella ambiental, por no hablar de la emocional hacen que cada persona que ha pisado, pisa y pisará este planeta sea única. Hasta los gemelos idénticos tienen algo que permite distinguirlos.

Dicho eso, volviendo al tema de la alimentación, me pregunto:

¿Cómo es posible que una dieta funcione para todos?

Hay centenares de dietas y muchísimas personas que testifican haber encontrado la solución en cada una de ella. Cada dieta afirma ser la solución y justifica sus afirmaciones con argumentos que tienen sentido en la mayoría de los casos. Yo misma he estudiado más de un centenar de dietas, escuchado conferencias de los promotores y siempre me he quedado pensando que sí, que lo que dicen tiene sentido. Pero a la hora de aplicar la teoría a la practica las cosas se complican. Entra en juego la Bio-individualidad, la unicidad de cada individuo que hace justamente que las dietas no funcionen para todos.

Lo mismo que dice mi amiga y colega Veronica Romeo en su articulo sobre la Bio-individualidad , te animo a que, más allá de lo que lees, ves, escuchas, vayas probando y averiguando lo que te hace sentir bien a ti. Cómo Veronica, he conocido el concepto de Bio-individualidad durante mi preparación para ser Health Coach y me casé con la idea porque es más que cierta. Para establecer un regimen adecuado no podemos basarnos en la pura bio-quimica del organismo humano porque somos mucho más que eso: somos seres muy complicados y nuestra nutrición y salud dependen de muchos aspectos: lo que comemos, cómo lo comemos, lo que bebemos, lo que respiramos, lo que pensamos, lo que queremos …. y la lista puede ser infinita.

Así que, si quieres perder peso sea por lo que sea, mi consejo es empezar con tomar conciencia de cómo te “nutres” en este momento y empezar de allí a aportar pequeños cambios que puedan ser duraderos.

Cualquier dieta puede hacerte conseguir tu objetivo en el momento, pero si no está acompañada por la toma de conciencia de tu unicidad y el deseo de implementar hábitos duraderos en tu rutina, pues lo siento pero me temo que hará más mal que bien.

Si tienes experiencia con dietas restrictivas que te hayan funcionado bien o mal o para nada, por favor comparte tu experiencia con todos dejando un mensaje aquí.

Cuídate, que te lo mereces. ❤  😉

¿Para que sirven los lacteos?

En los últimos años se ha difundido más información sobre el tema de los lácteos debido a el aumento continuo de intolerantes a la lactosa. No quiero entrar en detalles aquí sobre el tema caseína y el efecto inflamatorio sobre el aparato gastro-intestinal; hay literatura de sobra que explica eso. Si te interesa profundizar el tema puedes leer, por ejemplo, El Estudio de China de Campbell & Campbell que ofrece amplia información sobre la relación entre determinados tipos de alimentos y la enfermedad.

Aquí solo quiero reflexionar sobre algunos hechos:

  • Primero hay que decir que somos la única especie mamífera de este planeta que se alimenta de leche más allá de la primera infancia y, además, de otra leche de otra especie.
  • Luego, llama la atención el hecho que en países donde no se consumen lácteos o poca cantidad (como los asiáticos) no existe la osteoporosis. ¿Pero como es eso posible? ¿No son los lácteos imprescindibles para cuidar de nuestro huesos? ¿No son los lácteos tan importante para aportarnos calcio? Pues resulta que no, resulta que es todo lo contrario! Resulta que cantidades excesivas de calcio son dañinas para la salud y pueden causar problemas óseos graves. El exceso de calcio crea carencia de magnesio, el cual regula las hormonas para una buena salud ósea.

Así como en el caso de la carne, y como en todo, si no puedes renunciar al queso o a la leche, pues intenta ser consciente de lo que comes y busca calidad. Nuestro cuerpo está programado para gestionar todo tipo de toxina, pero cuando la cantidad es excesiva, allí se manifiestan los problemas. Elige productos ecológicos sin aditivos, elige leche de vacas libres y felices, prueba bebidas vegetales (si no lo has hecho aún), lee las etiquetas de los procesados que compras. Casi todos los procesados contienen algún derivado de la leche y aunque no tomes un vaso de leche por la mañana, todo suma.

Recuerda que todos los lácteos convencionales vienen de criaderos intensivos, donde a estos pobres animales le dan comida basura, los mantienen en condiciones tales que precisan antibióticos para sobrevivir y encima de todo les meten hormonas porque, por supuesto, cuanto más leche producen, mejor para el negocio!!! ¿Cómo pueden querer convencernos que algo producido en estas condiciones será bueno para nuestra salud?

Mi conclusión,

  • Los niños no necesitan lácteos para crecer y desarollarse bien; necesitan la leche de sus madres y cuando eso ya no sea el caso, hay muchos elementos de la naturaleza que les aportan el mejor calcio, entre ellos el sol, frutos secos y una variedad de frutas y verduras y mucho movimiento al aire libre.
  • Los adultos no necesitan lácteos para proteger sus huesos. Necesitan movimiento, sol, alimentos vivos y vibrantes.
  • Si te gustan los lácteos no te prives de ellos pero intenta buscar mejor calidad y controlar la cantidad. Ten cuidado sobre todo con los productos procesados.

Personalmente, en el momento en que he dejado los lácteos he reflorecido: colitis, dolores menstruales, migrañas, sinusitis recurrente, todo desaparecido y he tenido un embarazo estupendo.

Si tú también tienes algunos síntomas parecido, te sugiero que pruebes dejando los lácteos durante una semana. Escucha tu cuerpo e ya sabras qué es lo mejor para ti.

 

No dejes de cuidarte que te lo mereces.

Un abrazo de luzo,

Annalisa, ❤ ❤

Café, fuente de energia toxica

La cafeína es el estimulante natural más difundido y se encuentra en muchas plantas. Parece que el café fue descubierto por los nómadas etíopes que habían notado como sus animales se ponían más vivaces después de haber comido los frutos del árbol del café. Cuando comieron las semillas, todos se sintieron más briosos, pero finalmente aprendieron a extraer una bebida desde las semillas tostadas. Entonces el café se usaba solo en las ceremonias y en los rituales religiosos. Se reunían una vez a la semana y bebían mucho café durante toda la noche para quedarse despiertos a rezar y salmodiar.

El café es un fuerte estimulante: irrita las mucosas de estomago y vejiga (que sueltan mucus para defenderse), causa mala digestión a nivel intestinal y por consecuencia mala absorción de los nutrientes. Es uno de los principales destructores de las bacterias acidificas del intestino y enemigo numero uno de riñones e hígado. En resumen, el Café:

  • es una droga que causa dependencia, adicción y fuertes crisis de abstinencia, cono prolongados dolores de cabeza para quién intenta dejarlo
  • es a menudo asociado al cáncer de ovario, vejiga, pancreas, pecho, estomago e intestino grueso
  • la cafeína es un alcaloide tóxico que irrita el sistema nervioso y causa arritmias cardiacas
  • irrita el estomago
  • crea daños al hígado
  • está cargado de ácido oxálico que atrapa y ata el calcio para formar cálculos en los riñones y otras partes del cuerpo
  • acidifica la sangre
  • molesta la digestión
  • compromete el sueño y el ciclo circadiano asimilativo
  • lleva a depresión
  • reduce el diametro de los vasos sanguíneos
  • es causa de tensión alta y circulación coronaria irregular
  • ralentiza la peristalsis intestinal
  • una tazita de café tarda 24 horas en pasar por los riñones y el sistema urinario

Luego hay quien dice que el café tiene propiedades beneficiosas para la salud … pero, si eso es verdad, a qué precio??

Yo hasta hace 8 años tomaba aprox. 7 café italianos al día y me parecía que no me hacían ningún efecto; recuerdo que a mitad mañana me daba un bajón de energía y lo mismo por la tarde; y la noche me podía tomar un café a las 22 y acostarme a las 23 sin problemas para dormir! En resumen, estaba súper adicta y no podia ni imaginar vivir sin café. Lo dejé durante una detox y volví a tomar uno de vez en cuando, pero como noté que me impedía dormir bien decidí dejarlo del todo. Me sigue encantando el olor pero la verdad, no lo echo de menos. Ya no tengo problemas de gastritis, colitis, dolores de cabeza y el resultado merece la pena.

Aún así, no es preciso renunciar del todo. Como siempre es importante tomar conciencia de lo que estamos haciendo a nuestro cuerpo y controlarlo. Evitar tomar café con leche, evitar tomar café por la mañana sin desayunar, evitar tomarlo por la noche es seguramente un gran favor que estás haciendo a tu cuerpo. Controlarlo significa dejar de tomar café durante un tiempo, para que el cuerpo se desintoxique; controlarlo significa elegir calidad envés de cantidad … y si durante el día echas de menos tener una taza caliente entre manos, pues porqué no probar alternativas más saludables como té verde e infusiones de hierbas? Al final, aunque es cierto que la cafeína crea dependencia, el hogar de la verdadera adicción es nuestra mente … si cambiamos los hábitos poco a poco todo será más fácil y duradero.

¿Tú como te llevas con el café?

 

Cuídate que te lo mereces ❤

Un abrazo,

Annalisa